Paneles solares Ciudad de México, alternativa para atenuar los efectos del cambio climático

  • -
paneles solares Ciudad de Mexico

En la actualidad el tema del cambio climático es muy controversial, ya que muchos aseguran que la contaminación tiene poco o nada que ver con los cambios climatológicos que sufrimos en la actualidad, mientras que muchas otras personas afirman que los cambios drásticos que tenemos de clima se deben principalmente a la contaminación excesiva que existe en nuestro planeta, razón por la cual los paneles solares Ciudad de México han surgido como una alternativa para cuidar el medio ambiente y ahorrar en el costo de la energía eléctrica.

Si hay algo que no se puede negar es que entre más contaminamos, más vemos afectado nuestro entorno, ya sea en ríos, mares, lagunas, lagos, el subsuelo, etc., cada vez es más común encontrar que estos lugares se van transformando por toda la basura y desechos que en ellos se encuentran.

Una de las maneras que pueden ayudar a contaminar menos nuestro medio ambiente es a través del desuso de energías provenientes de fuentes de hidrocarburos, principalmente petróleo, gas y carbón. Esto es principalmente porque cuando se queman estos combustibles fósiles, se liberan grandes cantidades dióxido de carbono (CO2), el cual es el principal contaminante del aire.

Al 2018, la Ciudad de México cuenta con un promedio de 8.9 millones de habitantes, lo que la convierte en una de las ciudades más grandes del mundo, pero también una de las más contaminadas, principalmente por las grandes cantidades de CO2 que se liberan, debido al número de automóviles que circulan en ella y por la gran cantidad de industrias que funcionan con energías provenientes de fuentes fósiles.

Muchas personas e instituciones han buscado por mucho tiempo la manera de sustituir los combustibles fósiles y las energías contaminantes en general, por fuentes de energía limpia y renovable. Es por ello que muchos se enfocan en la energía proveniente del sol (energía solar térmica y energía solar fotovoltaica), la energía proveniente del aire (energía eólica), la energía proveniente de fuentes de calor subterráneas (energía geotérmica), la energía proveniente del mar (energía mareomotriz), la energía proveniente de ríos, lagos, lagunas (energía hidroeléctrica), la energía proveniente de materia orgánica (biomasa), la energía proveniente de materiales radioactivos (energía nuclear), entre algunas otras.

Las fuentes de energía limpias mencionadas anteriormente, nos ayudan a dejar de emitir miles de toneladas de dióxido de carbono al medio ambiente, ya que son un sustituto de los hidrocarburos, y esto hace que el entorno en el que vivimos se mantenga más limpio y por ende, que gocemos de una mejor salud.

En la Ciudad de México, las principales fuentes de energías renovables son a través de hidroeléctricas y energía solar. Dentro de la energía solar encontramos la energía solar térmica, que es principalmente para calentar el agua de las casas; y la energía solar fotovoltaica, que es principalmente para generar energía eléctrica en casas, negocios, industrias, etc.

Los paneles solares Ciudad de México no son muy utilizados, principalmente porque la gente desconoce cómo funcionan, porque no confían en estas tecnologías, porque son sistemas muy costosos, entre otros factores. Debido a esto no se ha podido sustituir a la energía eléctrica convencional por energía eléctrica proveniente de tecnologías renovables, como el caso de la generación de energía por sistemas fotovoltaicos.

Es muy importante tener en cuenta que la mayoría de las personas que pueden adquirir estos sistemas de paneles solares, son quienes generalmente consumen una cantidad de energía muy alta, y quienes generalmente se encuentran en tarifas De Alto Consumo (DAC), hablando de la situación residencial. De igual manera, muchos negocios (los cuales se manejan con la tarifa PDBT, anteriormente llamada tarifa 02) pueden adquirir estos sistemas y les resulta ser muy rentable, ya que pagan grandes cantidades de dinero a CFE y al adquirir los paneles solares, se pueden ahorrar más del 90% de ese dinero.

Los paneles solares Ciudad de México, se adquieren principalmente por negocios de tamaño medio, como por ejemplo, tiendas de conveniencia, los minisúper, abarroteras, bodegas, clínicas, etc., ya que estos lugares consumen cantidades grandes de energía eléctrica y generalmente tienen espacio suficiente para poner un sistema de paneles solares. De igual manera, los sistemas fotovoltaicos son muy demandados por personas que consumen mucha electricidad en sus hogares, y quienes pagan más de $2,500.00 al bimestre; principalmente porque son casas que consumen más de 500 KWh al bimestre (se encuentran en tarifa DAC) y por ello, CFE les quita el subsidio del gobierno, lo que hace que paguen mucho dinero en sus recibos de luz.

En una casa que se encuentra en tarifa DAC pueden instalar paneles solares y recuperar su inversión en menos de 3 años y medio. Para ellos es una muy buena inversión, ya que después de recuperar el monto del costo del sistema podrán estar disfrutando de más de 25 años de energía generada a partir de la energía solar, sin tener que pagar grandes cantidades de dinero a CFE.

En Energeka buscamos llegar a la mayor cantidad de hogares y negocios que puedan adquirir estos sistemas, para de esta forma, poder contribuir a la mejora de nuestro medio ambiente. Pero no solo nos preocupamos por disminuir las emisiones de gases contaminantes, sino también por ayudar a la economía de muchas familias, ya que cuando ellos invierten en paneles solares pueden recuperar su inversión a mediano plazo, y se pueden ahorrar miles, e incluso millones, de pesos a largo plazo.

Cuando un usuario de Comisión Federal de Electricidad quiere instalar paneles solares Ciudad de México, se recomienda contratar a una empresa dedicada a instalación de sistemas fotovoltaicos, como Energeka, para que sean ellos quienes se encargue de hacer toda la gestión con CFE y de esta manera, le sea mucho más fácil al usuario obtener la interconexión.

Cuando se hace una interconexión a la red, los usuarios se ahorran bastante dinero, esto debido a que no se instalan baterías en el sistema y en lugar de ellos, la energía que se genera y no se usa en el domicilio, se envía a las instalaciones de CFE. La energía que se inyecta a la red es contabilizada por un medidor especial, llamado bidireccional, y dicha energía será restada de la energía consumida.